la simple cotidianidad de una mujer calva



-¿Vas a ir a misa?, preguntó su madre sabiendo de antemano la respuesta.
Ella jugó con el cordón del teléfono.
-Pues, no me apetece. Además, estoy muy atrasada con los estudios.
-Ya me lo imaginaba. Tú sabrás lo que haces, hija.
Ella escuchó el tono de voz de su madre y comenzó a sentirse irritada. El fervor religioso se había desvanecido hace mucho tiempo. Ella prácticamente había dejado de salir tras la inexplicable pérdida de su cabello. No soportaba las miradas condescendientes, especialmente las de sus seres queridos. Todavía recuerda el horror plasmado en los rostros de sus familiares. Su madre estaba convencida que su hija pasaba por una fase de rebeldía extrema.
Finalmente enganchó el teléfono y volvió a la redacción de su tesis. El escritorio era un caos de papeles sueltos, libros abiertos y fotocopias esparcidas por todas partes. En una esquina reposaba la copa de vino tinto que hacía más amena la empresa. Todavía le faltaba mucho para acabar la tesis. Cada vez eran menos las ganas que tenía para persistir en la investigación. Estiró los brazos, se enderezó en la silla e intentó retomar el ritmo. Escribió dos palabras. No lograba concentrarse. Pausó un momento y soltó un suspiro contaminado de hastío. Tomó un sorbo del vino y permitió que descendiera lentamente por su garganta. Mientras lo saboreaba, observó su entorno. Se percató que sus recursos primarios comenzaban a agotarse. Decidió ir al supermercado en parte para remediar la situación y en parte porque no soportaba la inercia de sus pensamientos.
Al llegar, se prometió a sí misma ser lo más rápida posible. Mientras menos tiempo esté aquí, menos probabilidades de encontrarme con alguien. Buscó directamente los artículos de primera necesidad para la redacción de su tesis: el chocolate que se regalaba en recompensa de los pequeños adelantos, alguna comida de fácil cocción, el café para mantenerse despierta y, cómo no, un poco más de vino para relajarse. Tenía que seleccionar un vino económico sin ser una ofensa al buen gusto. Mientras analizaba minuciosamente qué botella comprar, se fijó en un hombre que parecía emprender la misma tarea. No era particularmente guapo pero había algo en su rostro que cautivó su atención. Bajó de inmediato la cabeza para disimular. En ese momento, sintió su mirada sobre ella. Un calor desconocido fue subiendo por todo su cuerpo. Sobrecogida por ese deseo incontenible, comenzó a mover sus ojos hacia él. En su mente construyó distintas escenas de coqueteo y seducción. Fue entonces cuando reconoció de inmediato la sonrisa empática en aquel rostro. Ah, dijo en voz baja mientras pasaba su mano por la calva. Se viró con los cachetes rojos y se fue de inmediato a pagar la compra. Nunca había estado tan deseosa de regresar a sus estudios.

la calva: historias para no ser contadas:2 , historias para no ser contadas:3

Labels:

9 comments

la noche oscura del cuerpo...


Andrés Serrano. Piss Christ (en blanco y negro), 1987

Lo dijo con una cierta alegría, pues también él, siendo alférez del rey en Marruecos, había perdido la fe a los veinte años en medio del fragor de un combate. “Fue la certidumbre fulminante de que Dios había dejado de ser”, dijo. Aterrado, se entregó a una vida de oración y penitencia.
“Hasta que Dios se apiadó de mí y me indicó el camino de la vocación”, concluyó. “Así que lo esencial no es que tú no creas, sino que Dios siga creyendo en ti…”

-(Obispo don Toribio de Cáceres y Virtudes)
Del amor y otros demonos de Gabriel García Márquez


Y si ahora le rezo
Padre, ha de entender
Que es porque tengo miedo
Y no porque tenga fe…


-El último baile de Nacho Vegas


-¿Cuánto debo?, preguntó mientras terminaba de vestirse.
-80, papi; dijo él a la vez que se retocaba el maquillaje.
-Tóma
-¡Nos vemos la semana que viene, amol!
El hombre colocó el dinero en el tocador sin pronunciar una palabra. Abrió la puerta y se entregó a la oscuridad de la noche. El camino de regreso le pareció eterno. Tan pronto llegó a su casa se metió a la ducha. Luego se sentó en la cama y vio su rosario descansando sobre la Biblia. Ahí estaban los vestigios del Dios que había abandonado. Todos los sábados vivía su hipocresía. Los domingos repartía el pan y el vino. Pero los sábados..los sábados por la noche él repartía su propia carne. Agarró un papel y comenzó a redactar la homilía para la misa. Analizó las lecturas del día. Seleccionó el tópico a discutir. Invitaba a los feligreses a vivir el amor de Dios. Fue construyendo con cada palabra su fe, tal cual debería de ser. Revivió aquella certeza que sentía de niño, aquella esperanza que alimentaba su corazón. Satisfecho con su discurso guardó el papel en la gaveta. El rosario volvió a entrar en su campo de visión. Mientras observaba el objeto religioso lo recordó a él. Era flaco, alto, de piel suave y morena. Esa noche se había puesto una peluca rubia y un traje blanco.
-A vel ¿qué quieres esta noche, papi? , le preguntó. Sus labios rojos se movían suavemente.
¿Una mamaita? ¿O quieres un combo?
Al revivir esas palabras meneó su cabeza para sacudir el pasado. Se fue al baño y se lavó la cara.
Esta noche sólo había una triste luz que alumbraba aquella habitación. Ellos estaban sobre el catre. El sudor bajaba por su piel. La respiración se hacía más pesada. El placer lo estimulaba y adormecía el dolor.
Ahora el recuerdo lo hacía sentirse culpable. Se miró al espejo mientras secaba su rostro. Al terminar, regresó a la cama reprochándose. No soy más que un conjunto de dudas y contradicciones, se dijo a sí mismo. Apagó la luz y cerró los ojos para no pensar más.

Labels: ,

21 comments

la noche que fui Marilyn...


Andy Warhol. Marilyn Monroe, 1960s

Se escuchaban los pasos retumbando desde el pasillo. ¿Viene por mí? ¿O le tocará a otra? Abriste la puerta y entraste con tu cigarrillo a punto de consumirse. Tú, vestido de sombras. Yo, desnuda de ideales. Me mirabas mientras removías tu chaqueta. Yo asumí mi rol de seductora y te sonreí. Mientras te acercabas te dije las palabras rutinarias: Cuando ordene usted, puedo desaparecer-pero tú estabas perdido en tus deseos. Me agarraste por la cintura. Sin herirme jugaste conmigo con una violencia insospechada. Me halaste el pelo. Me arañaste. Me diste. Me penetraste incontables veces. Al fin, satisfecho, me miraste con ojos perdidos. Fue entonces cuando me preguntaste:
-¿Cómo te quieres llamar?
En toda mi vida nadie me había hecho tal pregunta. Cuando nací me bautizaron según el criterio de mi madre. Cuando me inicié en este mundo me impusieron el apodo. Nadie me había concedido la libertad de elegir. Era algo que ni siquiera me lo había preguntado yo misma. Uno inevitablemente se acostumbra a ese conjunto de sonidos que nos designan. En ese momento tú me planteabas la posibilidad de asumir otro nombre. Sentí que un aire nuevo entraba y salía por mis pulmones. Cerré los ojos y te dije:
-Marilyn, y dejé escapar una sonrisa.
Me miraste por unos segundos antes de volver a atacarme. Con cada caricia, con cada azote, con cada gemido me transformabas en tu Marilyn. Mujer. Rubia. Blanca. Sensual. Cuerpo a cuerpo nos enredamos en la ficción compartida. Al terminar no supe qué decirte y repetí:
-Cuando ordene usted, puedo desaparecer.
Encendiste un cigarro. El humo escondía una tristeza en el aire.
Me pagaste lo debido. Abriste la puerta y sin mirar para atrás desapareciste entre las sombras. Pasé mi mano por mi cabello negro y lacio. Fui sintiendo cómo Marilyn me abandonaba poco a poco. No soy más que una puta barata, me dije a mí misma mientras me preparaba para recibir al próximo cliente.

Inspirado en la canción Mi Marilyn particular de Nacho Vegas

Labels: ,

21 comments

5 extraños hábitos...


Interrumpo el fluir normal de este blog para cumplir con la encomienda de Ojitos . Aparentemente a algún aburrido por ahí se le ocurrió hacer un post en cadena...

Estas son las instrucciones: el primer jugador inicia su mensaje con el título "5 extraños hábitos tuyos". Las personas que son invitadas a escribir un mensaje en su respectivo blog a propósito de sus extraños hábitos, deben también indicar claramente este reglamento. Al final, se debe elegir 5 nuevas personas que lo continuen en su blog, así como dejarles un comentario en su blog con el aviso "Has sido elegido".

Así que cumplo con mi parte, para bien o para mal....

1. Me cepillo demasiado los dientes. Hace tiempo el dentista me descubrió unas caries y no fue nada agradable.

2. Me irrita que me cuenten detalles de algún libro que no haya leído o alguna película que no haya visto...aunque sea información irrelevante.

3. Tengo que dormir con los pies cubiertos, no importa el calor que esté haciendo.

4. Cuando voy al cine o al teatro no puedo sentarme en la esquina de una fila. No me gusta sentirme expuesta al pasillo.

5. Necesito estar sola en algún punto del día. Me encanta compartir con amistades pero honestamente si estoy todo el día en compañía llega el momento que necesito estar sola y toda tirá en casa, por más bien que me caigan. Creo que soy un poco misántropa...

Y ahora a lo que me gustó de esta vaina... jajajaja

Mis víctimas:

  • Aiutami Schopenhauer

  • Ana

  • Icaro

  • Goddess

  • Bush

  • Por cierto...estoy haciendo cambios a los comentarios a ver si así resulta mejor.

    9 comments

    el cumpleaños


    Ansel Adams Road, Navada dessert; c. 1960

    Esa mañana se levantó tarde. Estaba cansado. El día anterior estuvo conduciendo varias horas para llegar allí. Al abrir los ojos se tardó en reconocer su antigua habitación. De nuevo en casa. Se levantó de la cama para prepararse. Cuando salió del cuarto le sorprendió su madre.
    Ya era hora! , dijo mientras le dio un fuerte abrazo.
    ¡Felicidades, hijo!
    Su madre lo soltó:
    Bueno, mijo báñate y vístete que la comida va a estar lista.
    Dios
    , pensó él y le brindó una sonrisa esforzada. Ciertamente él no quería pasar su cumpleaños solo. Por algo pidió los días libres en el trabajo. No obstante, los almuerzos familiares a este punto eran infames. Siempre sucedía algo. Ya se esperaba alguna pelea.
    Se sentaron en torno a la mesa. No eran muchos. Sólo estaban sus padres y su hermano. Comieron juntos mientras recordaban vivencias pasadas. Después vino el bizcocho, las velas y el Cumpleaños feliz desafinado. Luego le dieron sus regalos. Él estaba muy contento. Salieron juntos a dar el paseo tradicional. El día concluyó entre risas y conversaciones apasionadas. Fue decisivamente un día hermoso. Inesperadamente fue la primera vez que se reunían todos sin que surgiera algún tipo de discusión. Regresó a su cuarto sintiéndose satisfecho y comenzó a organizar las cosas. En su bulto encontró aquel llavero viejo que ella le había regalado. Le tomó por sorpresa descubrirlo ahora. Hacía mucho tiempo que dada por sentado la desaparición del objeto. Al verlo se dio cuenta de lo mucho que la extrañaba. Ni modo, pensó, ella lo más probable ni se acuerda de mí a estas alturas.
    En eso su padre se asomó desde el pasillo.
    -¿Todo bien?, le preguntó sin entrar al cuarto.
    -Sí, papi.
    -¿Seguro? Te ves un poco triste.
    Él le sonrió.
    -No. Todo lo contrario. Éste ha sido uno de los mejores cumpleaños. Gracias.
    -Me alegro, hijo. Que descanses.
    -Buenas noches, respondió mientras su padre cerraba la puerta. Miró nuevamente el llavero y lo escondió en un viejo cajón. Se acostó a dormir. Mañana le esperaba el largo viaje de regreso.

    Labels: ,

    11 comments

    el regalo


    Ella se levantó esta mañana un poco descolocada. Sentía que tenía algo pendiente pero no lograba precisar qué. Mientras tomaba su café mandatario de todos los días se acordó de ti.
    Hoy…era hoy.
    Ahora mismo ella está en su cuarto. Entre sus manos sostiene un regalo. Ella quisiera dártelo, pero no tiene cómo. Lo consiguió hace ya bastante tiempo. No salió caro pero está segura que te gustaría. Lo acaricia tiernamente. Su mente comienza a viajar. Ahora se está imaginando tu reacción al verlo...lo mucho que se reirían juntos. Cierra los ojos y sueña con tu sonrisa de niño emocionado. En su mente escucha las anécdotas que se desencadenarían. Piensa en ti y se le escapa una sonrisa. Allí está, con tu regalo entre las manos. Lo contempla con tristeza mientras suspira. Se dirige a la mesa y coloca el objeto sobre la superficie. Felicidades, amigo, donde sea que estés. Apaga la luz del cuarto para encaminarse al trabajo. Después de todo, para ella hoy será un día como cualquier otro.

    Labels: ,

    18 comments

    carta a pigmalión




    No jures por el sol, el mar, ni la luna que siempre me vas a amar.
    No me digas que hasta el fin de los tiempos llevarás mi nombre tatuado sobre tu pecho.
    No hables de mi belleza, efímera vanidad.
    No me compares con diosas míticas que tus indignos ojos mortales jamás lograrán contemplar.
    Mas dime, ¿qué palabras utilizarás si me despojase de todo artificio?
    ¿Cómo exaltarás entonces todas las imperfecciones que arropaste con tus torpes palabras?
    ¿Con qué me compararías? ¿Con el sol, el mar, la luna?
    ¿O acaso el fango, el sapo o el buey desollado?¿Y qué dirás cuando descubras que el suave terciopelo de mi piel no es más que un paisaje rocoso de incierta topografía?
    ¿Y cuando descubras que mis pies
    se mueven sobre la misma tierra por la que caminas tú?
    De mis pasos no nacen flores coloridas.
    Sólo quedan mis huellas, testigas de mi mortalidad.
    ¿Y qué harás cuando descubras que abrazando mi cintura
    no resolverás los grandes misterios de tu perturbada existencia?
    ¿Qué harás cuando descubras que mi aliento no es perfume de azucenas?
    ¿Qué harás cuando mi frente irrumpa en fragante sudor?
    ¿Qué harás cuando al fin te des cuenta de que el sol
    no sale ni nunca ha salido por mis ojos?
    ¿Para qué necesito tu retórica redundante, si no lograrás jamás penetrar mi interior?
    Tus palabras hipócritas y tus insípidas metáforas resbalan por mi piel.
    Dime, ¿para qué te esmeras en describir el enigma sin fin que encierran mis ojos,
    si jamás podrás entender lo que ven?
    ¡Quédate con tu efímera construcción de mármol!
    Sigue rogándole inútilmente a Venus que se apiade de ti,
    porque en mí,
    tu desquiciado sueño
    jamás se encarnará.

    Esto es un escrito viejo que no se decide si quiere ser poesía o prosa. Lo publico ahora como intermedio en lo que tomo un descanso.

    10 comments

    desnúdame con tus palabras


    Desnúdame con tus palabras
    Deshila una a una mis inhibiciones
    Dibújame una sonrisa con tus labios
    Delimita mi contorno con tu pincel
    Cautívame con el fuego de tu mirada
    Desliza tus sílabas por toda mi piel
    Atrápame dentro de tu vocabulario
    Derrama sobre mí tus canciones
    y deja que el sueño tome alas…

    Labels:

    22 comments

    lluvia


    Miró por la ventana y vio que todavía estaba lloviendo. Estremecida por la soledad sintió las lágrimas deslizándose por su rostro. El aire pesado estaba contaminado de esa nostalgia inaguantable. Se quedó en este estado melancólico hasta que sintió algo frío por los pies. ¡Puñeta!, exclamó mientras la casa se inundaba...

    7 comments

    amalgama: 1


    Carmen estaba fumando a escondidas. Odiaba sentirse obligada a este tipo de encuentro familiar. Ya se esperaba el desfile de preguntas habituales: ¿Tienes novio? ¿Cuándo te casas? ¿Qué estudias? ¿Qué vas a hacer con eso? Ante la inquisición de los seres queridos no queda más remedio que armarse de sonrisas plásticas y paciencia. Lamentablemente la paciencia no era una de sus virtudes. Por eso ella fumó un cigarillo antes de ir a la casa de su tía.
    En la cena sobrellevó todas las preguntas lo mejor que podía. Después de comer estaban todos conversando. Carmen miraba impacientemente el reloj.
    Ay! ¡Ya se me olvidaba!, exclamó emocionada su tía. Los reyes te habían dejado esto en casa. Es un poco tarde pero no importa. ¡Felicidades!
    Todos los ojos estaban enfocados en ella mientras recibía el regalo. Carmen sonrió nerviosamente.
    -Gracias, Tití. No se tenían que molestar.
    Era un objeto rectangular, no muy grueso pero de dimensiones considerablemente grandes. Con sus dedos comenzó a desvestir el obsequio mientras una curiosidad pícara se apoderaba de ella.
    Era un cuadro.
    -Lo vi y pensé en ti porque eres artista, dijo la tía orgullosamente.
    Era horroroso.
    Se trataba de un retrato de un hombre que de por sí no parecía ser muy atractivo pero resultaba ser aún más feo por el torpe rendimiento del artista. Carmen sintió que se le quebrantaba la respiración. Sentía la tensión del silencio y no le quedó más remedio que hablar.
    -em…Gracias, Tití. Es hermoso.
    Las palabras salieron con mucha dificultad de sus labios. La tía sonrió complacida.
    -Sabía que te iba a gustar.
    Los demás familiares comenzaron a pedir que lo enseñara.
    Carmen trató de reaccionar. Sus manos temblaban un poco mientras elevaba el cuadro para que todos vieran.
    -¡Qué bello! ¿Quién es el artista?, preguntó efusivamente la madre de Carmen.
    -Pues es curioso. Lo vi en la tienda donde compré los cuadros que están en la sala. El empleado me dijo que lo habían encontrado en algún estudio abandonado pero no sabían quién era el artista. Me pareció tan lindo que lo tuve que comprar. ¿Tú sabrás quién es?
    Carmen se rió un poco ante la pregunta. Cuando vio que era en serio se enderezó:
    -Pues...no, la verdad es que no lo sé.
    Su madre interrumpió:
    -Da igual. Está precioso. Ahora tienes un cuadro para decorar tu apartamento.
    Cuando Carmen regresó finalmente a su casa dejó el cuadro caer al lado de una silla. Se fue a dormir. Después de esa larga cena no podía más con su vida. Por alguna razón esa noche no podía alcanzar el sueño. Después de dar mil vueltas en la cama se levantó a buscar un vaso de agua. De camino, se encontró con el afamado lienzo. Le irritó su presencia. Su familia siempre la había considerado como “la artista”, incluso después de que ella lo había abandonado. Aún así, a nadie se le había ocurrido regalarle un cuadro. Le asustaba el hecho que su familia pensara que ese engendro era arte. Sacudió la cabeza y se dirigió nuevamente a la cocina. Dio dos pasos y se detuvo. Volvió su mirada al lienzo. Había algo extraño. Por alguna razón no podía dejar de mirarlo. En ese momento le pareció como si aquel rostro ominoso estuviese vivo. Perturbada, decidió encerrarse en su cuarto y obligarse a dormir.
    Al otro día volvió a sentir la presencia de ese hombre. Al día siguiente igual. Trató de esconderlo para ver si así lo podía ignorar. No importaba dónde acababa el cuadro ella siempre se encontraba nuevamente frente a él. Cada vez era más el tiempo que desperdiciaba contemplándolo. Pensó en destruirlo…pero no pudo. Pensó en regalárselo a alguien…pero no quiso. La empatía con ese hombre tan torpemente ejecutado era algo que la sobrepasaba. No lo entendía, pero había algo que la ataba a él. Y así, comenzó a convivir con esa pintura. Le hablaba sin tener que pronunciar las palabras. Le miraba y se sentía reflejada en el brillo de sus ojos. Y así, se intensificaba a diario esta transferencia inexplicable entre la artista frustrada y el hombre mal pintado.

    amalgamados: historias para no ser contadas:1 y cómo ser artista...

    Labels:

    20 comments

    un poema robado...


    amo que tus palabras se escurran por mi cuerpo
    y no logren nombrarlo
    amo tu distancia perfecta
    como el azul del cielo chocando con el mar
    amo el instante de silencio en tus ojos nublados
    cuando el humo del cigarrillo
    traza un puente de niebla
    entre tu intensión y mi falta de voluntad

    si es verdad que hay luz al otro lado de la noche
    prefiero balancearme en el alba de la crueldad
    para no caer en la tentación de engañarte francamente
    con la sobriedad del día

    te prefiero volátil y ocasional
    una lágrima
    un disparo de sangre en las grietas de la ciudad
    para no tener que justificarme
    con las pautas de la permanencia

    -J.A. Bonilla

    Este poema fue un comment a mi post sobre los hombres
    desechables.Tomé la libertad de compartirlo con ustedes en lo que acabo el próximo post, espero que no le moleste al autor...

    Si quieren ver el comentario original:

  • oda al hombre desechable
  • 7 comments

    sucedió una noche...


    Este post es para Shery porque ella arregló este template y porque creo que se reirá con lo que cuento. Además, todo sucedió la misma noche que ella me ayudó con este trauma. Así que ¡gracias Shery por la ayuda y paciencia!!
    Todo aconteció el 10 de enero 2006 alrededor de las 3:00 a.m. bajo un estado de "conciencia elevada"...
    "¡Tienes que escribir algo!" Era lo único que alcanzaba decir mi hermana. "¡Tienes que escribir algo ahora y publicarlo en tu blog".
    Y así, entre un mar de risas, me puse a escribir lo que están a punto de leer. Después de todo hay una larga tradición de artistas y autores que crean bajo estos estados. (Ver paso número 3 para ser artista.) He aquí el ejercicio literario fallido. El texto lo dejé intacto...así que perdonen las incoherencias y los errores. La primera parte creo que es una reflexión sobre mi intento de escribir algo. La segunda se supone que sea un cuento. En todo caso no asumo ninguna responsabilidad por lo que escribí:
    Se supone que escriba algo. Se supone que sea algo interesante. Algo distinto. Algo original. Se supone que ahora mismo estén saliendo las ideas más geniales, las palabras más fucked up hermosas que podría escribir. Se supone que en este estado florecen las obras de vanguardia. Pero no logro llegar a ello. Soy banal. Ahora mismo lo único que pienso es en purs tonterías. Ahora mismo lo único que siento es mi cuerpo, vulnerable delicado, débil, inerte. De aquí no saldrá ningún Kublah Kahn. No puedo. No puedo agrupar las palabras. Me quedo mirando a la pared. Se supone que esté ahora mismo creando algo estupendo...lejos de toda inhibición, lejos de toda preocupación. Pero no soy capaz. Me fallan las palabras. No se me ocurre nada. Iba a escribir algo y se me olvidó. Cada vez me resulta más difícil mover los dedos sobre el teclado. En cualquier momento comienzo a fallar aunque estoy haciendo un esfuerzo inmenso para no cometer erróres ortográficos. Tengo manías con eso. No me gusta hacer errores ortográficos. Acabo de tener un trauma con las fechas. Según la computadora es el 9 de enero, pero si ya son las tres se supone que sea ya el 10. Pero según la computadora de mi hermana es 10 así que no me llevarán todavía al manicomio. bueno voy a hacer el experimento de escribir algo en serio.
    Ella no entendía lo que le ocurría. Estaba entre el sueño y la conciencia. Escucha el murmullo de las palabras que pronuncian a su alrededor. Está lejos. Está pensando en otras cosas. Está tratando de escribir un cuento. No necesariamente un cuento, aunque es el género que mejor maneja. Podría ser cualquier cosa: un poema, un ensayo, una palabra, un sonido...lo que fuera. Cada vez que ella trataba de sumergirse en sus pensamientos algo la interrumpía. Algo la obligaba de vuelta a la realidad. Ella sentía la pesadez de su cuerpo. Ella sentía sus dedos moverse cada vez más torpes sobre el teclado. Las palabrasd no fluían. Los ojos se cerraban a cada rato. Me rindo. Me voy a otro mundo. A soñar otra realidad, quizás más interesnte que la que me tocó experimentar. Es ahora cuando tengo la oportunidad de volar. Ahora mismo no existe la razón. Ahora mismo no hay lógicas ni estéticas que ajusten adecuadamente a lo que estoy experimentando. Ahora mismo estaría en peligro si estuviese más gente aquí. Ahora mismo nada es predecible. Ahora lo único que existe son sensaciones...pura sensación. nada más, nada menos. Y cada sensación me lleva a otros lugares. Justo cuando ella está a punto de cerrar los ojos y rendirse de esta lucha por sacar a flote algún tipo de conciencia, una voz la interrumpe. Ella no puede precisar lo que le dice. Sólo siente cómo los ruidos externos interrumpen lo que estaba aconteciendo en su mente. Ella pensó: Se supone que ahora mismo salgan las ides más geniales. Alguna obra interesante. Pero no sale ná.Y en su frustración desistió en el intento y se decidió simplemente sentir la pesadez de su cuerpo.

    Labels:

    14 comments

    oda al hombre desechable


    desechable. 1. adj. Que puede o debe ser desechado. 2. adj. Que ya no es aprovechable y puede tirarse. 3. adj. Dicho de un objeto: Destinado a ser usado solo una vez, como una jeringuilla, un pañal, etc. 4. m. coloq. Col. sicario.

    Cindy Sherman. Untitled #272, 1992

    Amo tu inteligencia tan limitada,
    porque careces la profundidad que me intriga
    Amo tu mediocridad,
    porque no hay nada que te haga memorable
    Amo tu narcisismo implacable,
    porque nadie más entra en tu campo de visión
    Amo tu insensibilidad,
    porque derrites toda pasión
    Amo tu insolente pretensión,
    porque no me apego a lo falsario
    Amo tu rostro, escarnio inigualable para la mirada
    Amo tu corazón, nido de ratas y lombrices
    Amo tu precariedad ante la vida,
    tu existencia sin raíces, sin rumbo, sin propósito
    Amo tu irrisorio complejo de persecusión
    Amo tu risa de demonio enfurecido
    Amo tu condescendencia psicoanalítica
    Amo tu retórica insulsa
    Amo tantas cosas de ti
    Pero sobre todo,
    Amo lo fácil que será olvidarte...

    Labels: ,

    22 comments

    el pastorcito irreverente


    Una breve historia para cambiar de ritmo y para reír un poco antes de que se acaben las fiestas navideñas...

    Ha nacido el Mesías, el Salvador, anunció un ángel.
    Los pastores escucharon con asombro las palabras del ente celestial. Emocionados, comenzaron a movilizarse para visitar al redentor. Lo que motivó la conmoción del colectivo fue una mezcla de caridad, miedo y un poco de curiosidad.
    Nuestro pastorcito, quien llamaremos Porfirio por carecer de un mejor nombre, se perdió la escena. Usualmente si sucedía algo interesante o novedoso, Porfirio se ausentaba por alguna razón u otra. Él vio que todo el mundo estaba listo para salir en medio de la noche.
    -¿Pero cómo no vas a ir a ver al Mesías?
    Porfirio miró con indiferencia a su amigo…
    -Estoy mal del estómago, respondió.
    -¿Qué importa tu malestar? Esto es más importante que todos nosotros. Tienes que venir.
    Porfirio entendió que no había manera que se podría quedar sin ser recriminado por el resto de su vida. Resignado, se unió a la procesión.
    ¡Pues si es el Mesías que me sane el estómago!, se decía a sí mismo molesto.
    Y así se fueron todos siguiendo el camino dictado por la estrella.
    Porfirio comenzó a sentirse mal y cada vez se apartaba más del grupo de pastores.
    Ya entraban a Belén.
    La estrella estaba cada vez más cerca. No muy lejos de los pastores llegaban los tres sabios montados en sus camellos. Todos seguían el mismo camino. Todos sentían una alegría inmensa en sus corazones. Todos...menos uno. Porfirio no pudo más. Abandonó a los pastores y se fue a un campo a aliviar sus necesidades. Como siempre, si sucedía algo importante Porfirio se lo perdía por alguna razón imprevista.
    Y fue así que mientras los pastores adoraban al Salvador, uno de ellos se quedó atrás defecando…

    Inspirado en el caganer , figura típica del nacimiento catalán.

    Labels:

    7 comments

    palabras de una joven que envejeció de cantazo...


    Si me vieras hoy, no me reconocerías. Atrás quedó aquella niña juguetona que conociste. Ya desvaneció la impúdica concupiscencia que vibraba por mi piel. Mi rostro se arruga, las canas emergen, el deseo desvanece, el cansancio vence…el cuerpo se rinde. La vejez llegó repentinamente y no puedo hacer otra cosa que observar con desidia mi desgaste paulatino.

    Labels:

    5 comments

    una despedida de año para no ser contada


    -¡Corre, corre!. Está apunto de empezar. ¡Te lo vas a perder!
    -¡Voy!
    Ella salió apresurada para despedir el año viejo.
    10
    9
    8
    Ella experimentó intensamente el conteo regresivo. Con cada número revivía distintos momentos del año pasado. Fue un año decididamente raro.
    7
    6
    5
    Por su mente pasaron todos aquellas vivencias difíciles. Por su piel reaparecieron aquellas manos amadas que quedaron atrás.
    4
    3
    2
    El último segundo estaba por venir y ella se encontraba sumergida en el dolor de lo vivido.
    1
    Cerró los ojos y suspiró. Ahora todo sería distinto. Ahora todo el pasado se esfumaría para siempre.
    Su hermano se viró para darle el abrazo del año nuevo y se paralizó al contemplarla.
    -Pero...¿cómo?
    Ella le miró sin entender...Todos en su familia estaban perplejos. Cuando se contempló en el espejo no podía creer lo que veía. Con sus dedos acarició cada arruga, cada línea que ahora poblaban su rostro. Pasó sus manos por su pelo ahora canoso.
    En 10 segundos había envejecido toda una vida.

    Labels:

    10 comments

    culpable del blog:

    • no apta para la humanidad
    • Puerto Rico
    • My profile

    ineptitudes recientes:

    evidencia completa de la ineptitud:

    Creative Commons License
    Esta página y todo su contenido está protegida por la siguiente licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License.

    links:


    ATOM 0.3



    BloGalaxia Powered by Blogger and Blogger Templates